Beneficios sociales inmediatos y concretos de la exploración espacial

Una discusión amigable con un amigo, a raíz del histórico evento de que la humanidad haga aterrizar un lavajillas llamado Philae en un cometa del espacio exterior, me lleva al esfuerzo de sintetizar, si es que los hay, beneficios para la población que nos hagan justificar los 1300 millones que ha costado la misión Rosetta hasta ahora, desde que comenzara hace casi 20 años. La imagen de la discordia que da pie a esta historia es la siguiente:

coste-rosetta

Si uno escanea la infografía de arriba a abajo, ve que los buenos amigos de scienceogram.org, basándose en estos datos, han querido estimar el coste anual por ciudadano europeo de la misión, desde que empezó la misma hace 19 años: resulta ser 0.20€ por nota. Lo que significa 3.50€ por todo el período que ha durado la misión.

Para algunos esto es demagogia (“apelar a prejucios, emociones y esperanzas del público para ganar el apoyo popular, frecuentemente según el uso de la retórica y la propaganda”, según Wikipedia — la definición de la RAE genera más dudas en este contexto). Mi opinión es que aquí no hay ninguno de esos sentimientos en juego, sino que hay números, y cada uno puede sacar sus propias conclusiones acerca de si comparar el precio por persona en 19 años con un ticket de cine es válido o no. Pero claro, para eso la gente se pregunta ¿cuáles son los beneficios de mandar una navecita a que se pose sobre un cometa que está a 500 millones de km de la Tierra? ¿qué se nos ha perdido a nosotros en 67P/Churyumov-€“Gerasimenko? Pues es una gran pregunta, tan buena que tan sólo Philae nos la podrá responder. Otra buena pregunta podría ser aquella de ¿adónde creíamos ir como paí­s construyendo casas como pa una boda hasta convertirnos en líderes de casas vacías de la UE con la no despreciable cifra de 3.4 millones? Le preguntaremos a Iker Jimenez sobre la segunda, vamos a ver qué podemos decir de la primera.

Empezaré citando al genial Asimov:

  • “La ciencia se construye a partir de aproximaciones que gradualmente se acercan a la verdad.”
  • “El aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia gana en conocimiento más rápidamente que la sociedad en sabidurí­a.”

La primera cita es algo bastante trivial para la comunidad cientí­fica internacional, que es básicamente la receptora inmediata del conocimiento que se extrae de la exploración espacial.  Dicha comunidad carece de ese privilegio para aprovechar la explotación de ese conocimiento, algo que -intentaré mostrar- nos beneficia a todos. La segunda, viene a decir que, mientras los científicos generan nuevo conocimiento, la sociedad se va haciendo más y más incapaz de interpretar dicho conocimiento y va aumentando la distancia entre los que se dedican a la ciencia y los ciudadanos de a pie. Y esto es una pena, y es lo que me lleva a plantearme como puedo convencer a mi amigo de que mandar un “mojoncito” a un cometa es, aún en estas circunstancias de crisis con un 25% de paro, una buena inversión. A ver dónde aterrizo, si al sol o en la penumbra.

Dare-Dare1-1

Quizá podemos empezar por pensar en cosas tangibles. Inventos que derivaron de los viajes espaciales en el pasado. Leed el link con más detalle, pero básicamente ha dado lugar a avances en cirugía ocular, reciclaje de neumáticos para el pavimento de carreteras, termómetros de contacto, aleación de las ortodoncias dentales, pintura protectora, la telemetría bidireccional de los marcapasos, la tecnologí­a anti-rallado de las lentes y gafas, etc.

Podríamos continuar echando mano del artí­culo que se escribió a raíz del 50º aniversario de NASA, sobre el impacto positivo en la sociedad de los programas espaciales. No es sólo enviar una navecita, hay que hacer investigación biológica, fí­sica, etc., y cuando investigas para hacer frente a un entorno hostil no terrestre, lo más normal es la aparición de innovación real, cuestiones que no nos habíamos planteado y que dan lugar a nuevos avances. Se podrí­a argumentar que esos avances surgirían también si no existiese la exploración espacial, no se sabe cuándo, … pero la realidad es que los enormes requisitos de la exploración espacial nos hacen dar lo mejor de nosotros mismos para intentar avanzar en esa dirección y quizás algunos de tales avances no llegarían sin estar bajo esos requisitos. Eso nunca lo sabremos.

El sistema de screening para el cáncer de mama, el desfibrilador cardí­aco, todos los satélites que nos dan la posibilidad de estar escribiendo esto, o nos avisan de que viene una tormenta, o para buscar buenas zonas de pesca en el mar. El término “spin-off” fue inventado para describir tecnologías especí­ficas desarrolladas por la NASA para sus misiones y transferidas para uso comercial u otra aplicación que se derive en beneficios sociales. Hasta ahora la NASA ha documentado más de 1500 historias de éxito en este sentido, y tienen la publicación NASA Spinoff donde os podéis aburrir viendo todo tipo de detalles sobre transferencias de tecnología a la sociedad. Os dejo el PDF de su Spinoff 2013.

Hasta en el arte ha tenido su repercusión la tecnología espacial, como la técnica de oxígeno atómico para restaurar pinturas. La NASA tiene una sección de tecnologías desarrolladas en su web, donde expone alguna de las mismas. Continúa el artículo del 50º aniversario recordando muchas otras tecnologí­as: la fibra de vidrio recubierta de teflón que cubre estadios, sistemas de refrigeración portables usados en medicina, cirugía laparoscópica, la tecnología Emulsified Zero-Valent Iron (EZVI) para limpieza de aguas potencialmente contaminadas.

Un parón: para continuar con mi particular uso de la demagogia, intentaré recolectar otras algunas obras de la humanidad (o no), financiadas con dinero público, que han costado una suma similar en los tiempos que corren, buscando en recortes de prensa. Me limitaré sólo a dinero público español, ya que tanto nos preocupa despilfarrar dinero en piedrecitas cósmicas:

Construcción de la autoví­a Zamora-Benavente de 49km, en el año 2011: 1.3bn €. Pagado por el estado español.

Pago de los derechos de emisión del gobierno a industria pesada en el período 2008-2013: 1.3bn €. Pagado por el estado español.

Indemnización a la empresa ACS por cerrar el almacén de gas Castor: 1.3bn €. Pagado por los ciudadanos españoles en el recibo de gas de los próximos 30 años.

Sigamos, para terminar:

Termina el artí­culo del 50º aniversario diciendo que es cierto que la agencia no fue creada para tener todos estos beneficios “colaterales”, pero es una realidad que dado el éxito que ha tenido en este sentido, seguirá aportando e inspirando la creación de nuevas industrias. En ocasiones pasa esto, para motivar al ser humano a crear es necesario plantearle grandes retos, en el arte, en ingeniería, o en las ciencias en general.

¡Si, si! Pero dónde están los inmediatos y concretos beneficios sociales que decí­as sobre Philae, maldito!

Pues está claro que no los hay por ahora, salvo el haber puesto el listón un poco más arriba, como cuando en el deporte Usain Bolt hace una marca de 9’58 en los 100m. No sé cuál es el beneficio de alcanzar esa meta, pero la realidad es que 100.000 espectadores enloquecen en el estadio. Así­ que algo tendrá. Veremos que pueden decir los datos que nos enví­a.

Evil comment: O quizás algún día tengamos plataformas móviles en los cielos y podamos hacer aterrizajes automatizados como ha he hecho Philae sobre 67P … y entonces veamos estupefactos cómo nuestros antepasados usaban aún este absurdo cacharrito:evil-wheel

4 comentarios en “Beneficios sociales inmediatos y concretos de la exploración espacial

  1. El ser humano ha sido, es y será explorador. Está en nuestra genética. Renunciar a explorar es renunciar a ser humano. Claro que hay gente que no ve más allá de su nariz, algunas veces con razón por situaciones realmente dolorosas y lamentables, pero estas situaciones tienen solución sin necesidad de renunciar a los grandes retos que amplían los límites e ilusionan a la humanidad completa. Porque, ¿hay algo más puro que los objetivos de una misión de exploración? No hay intereses espurios, quizás egos, pero estos no hacen mucho daño, solo existe el afán de conocer, de ir más allá. Pura humanidad. Así que cuándo alguien me plantea dudas sobre la exploración del espacio les suelto una frase de un astronauta muy famoso como declaración básica de intenciones:

    “Hasta el infinito y más allá.” –Buzz Lightyear

    y apostillo: “¡Siempre!”

  2. Soy científica, de la rama biosanitaria (si la epidemiología encaja ahí). No era lo que soñaba ser de pequeña, obviamente no contestaba “epidemióloga” cuando alguien me preguntaba lo que me gustaría ser de mayor. Lo que yo quería ser de mayor era astronauta y ahí empezó mi amor por la ciencia. A pesar de la deriva profesional desde aquellos tiempos remotos, sigo manteniendo un interés muy especial por todo lo que tiene que ver con el espacio, las ciencias físicas e incluso la ciencia ficción.
    Sirva esta pequeña presentación de punto de partida: estoy del bando de Philae🙂 Sin embargo noto un pequeño cosquilleo, cierta incomodidad cuando pienso que somos capaces de poner una sonda en un cometa y no somos capaces de terminar con el hambre en el mundo…….puede que suene a demagogia del lado contrario, pero ¿os habéis parado a pensarlo? Hay niños que beben agua sucia porque no tienen otra disponible. Y a partir de aquí seguro que os vienen a la cabeza las mismas imágenes que a mí.
    Entonces de acuerdo, la carrera espacial nos ha traido muchos adelantos que hacen que merezca la pena la inversión, sin contar que con ello satisfacemos además nuestra ansia de conocimiento y de superar nuestros límites, de ir más allá e intentar dar respuesta a preguntas ancestrales sobre nosotros mismos como humanidad. ¿Pero no son la mayoría de estos adelantos privativos del primer mundo? ¿No podrían considerarse simples comodidades que nos facilitan la vida? Screening de cáncer de mama vs muerte por diarrea.
    Seguiremos haciéndolo, seguiremos avanzando en la ciencia y superando nuestros límites y también seguiremos construyendo aeropuertos sin vuelos, obras faraónicas e inútiles y kilómetros de autovías innecesarias. Y mientras seguirán muriendo personas en la más absoluta miseria. Miramos a las estrellas preguntándonos quiénes somos mientras parte de la respuesta está delante de nuestras narices: seres absolutamente contradictorios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s